martes, 21 de abril de 2009

0 km

Orlando se compró su primer 0 km cuando ya estaba grande y su familia ya estaba formada. Anteriormente, todos sus autos los había comprado usados y eso lo hacía sentir un poco frustrado. Haber llegado al 0 fue todo un logro y, según cuenta Irmi, pocas veces lo vio tan contento como cuando salió de la concesionaria. Ese día, histórico para Orlando, hubo cena, brindis y, claro, un round sexual mucho más inspirado de lo habitual.

3 comentarios:

Marian dijo...

Mucho más inspirado?
Fueron dos vueltas?

Acidez Sarcástica dijo...

No quiero ser mala onda, pero pensar en que Irma y Orlando tienen sexo me da como cosa...

Fl@ dijo...

Yo me los imagino con un Renault 9, comprado 0 km, obviamente...