lunes, 17 de noviembre de 2008

La casa

Irma y Orlando nunca se mudaron. Cada vez que necesitaron algo más que lo que tenían (la pieza para el varón, el quincho) lo agregaron como pudieron a la construcción original. La casa es un Frankestein arquitectónico, pero a ellos les encanta. 

A veces Irma se pregunta si se van a mudar cuando se queden solos (Irma se pregunta muchas cosas). Y se responde que no, que ni loca. Igual le parece que el varón es un clavo y que nunca se va ir. 

3 comentarios:

La Oveja dijo...

parece mi casa... salvo que mi madre no ve la hora de irse al carajo

Cata dijo...

Yo hubiera jurado que Irma se moría de ganas por mudarse a San Clemente y que Orlando no quiere despegarse del barrio ni loco.

Bueno, quizá me los confundí con mis vecinos. jeje

Acidez Sarcástica dijo...

En una época Irma le dijo a Orlando que el living de la telenovela Grande Pa era un espectáculo y Orlando, sin mirarla respondió "y qué querés que haga"