viernes, 7 de noviembre de 2008

Boutique



"¿A ver esa camisetita de raso?"

13 comentarios:

sritam dijo...

jose, decime si no es igual a mi vieja!!!!!! Regio, no?

jose dijo...

¡Regio!

gabriela dijo...

verídico:

Irma le dedicó un tema de Sin Bandera a José Luis, que trabaja en una remisería de Villa Adelina, porque es el amor de su vida.

Si bien José Luis podría ser un buen reemplazo de Orlando, nunca se les ocurrió qué demostraciones de afecto le hace Irmi? Tienen que ser cosas como esas... dedicar temas, poner pasacalles para los 50 de Orlando...

Shir dijo...

Dos situaciones muy Irmi:

Hace poco descubrí a mi madre diciéndose a sí misma: "Grande Irenita!"

Toda esta semana, antes de pagar el boleto de colectivo, pensé: "Ay, estoy llena de moneditas".

jose dijo...

¡Bien, Irmita!

perez dijo...

¡Feliz de Irma, llena de moneditas! Aunque como no toma mucho colectivo, la sequía de monedas no la afecta tan dramáticamente como a mí.

perez dijo...

No sé si para el cumple de Orlando, pero hubo pasacalles para cumpleaños o fin de curso de las nenas.

sritam dijo...

Chicos, necesito saber urgentemente en qué calle queda este local. Si es el que mi amiga S. y yo creemos que es tengo una confesión importante que hacer al respecto.

perez dijo...

Creo que Paraná, entre Marcelo T. y Santa Fe. ¡Ay, no voy a poder vivir hasta que contesten! ¿Por qué me hacen esto a mí?

sritam dijo...

Te contesto rápido así podés vivir...
Resulta que hace años (muchos) yo solía ser una persona más ...mmm...¿exuberante? ¿rellena? ¿pechugona? (Jose fue testigo)
En fin...la cosa es que en esa época me mandaban a hacer unos corpiños especiales reductores a lo de Irma que eran lo menos, con decirte que el corpiño de amamantar al aldo de esos es lencería erótica de alto nivel.

perez dijo...

¡Ay, no!

Cata dijo...

Quiero compartir mi momento Irma. El otro día fui al Blockbuster, como queda lejos de casa me traje cuatro películas. Al momento de pagar la cajera me explicó que si me sumaba al club de cliente gold tenía no sé cuántos beneficios, bla, bla. Y mi cerebro Irma registró las palabras claves, ofertas, dos por uno y gratis. Obviamente me asocié sin dudarlo un instante. Cuando salí empecé a sospechar que no tenía mucho sentido, pero me sentí muy bien al darme cuenta que era cliente vip de algo. Mi forzado e involuntario consumo limitado nunca me permitió ser cliente vip de nada. Así que feliz con la membresía y el descuento me fui a casa tomando un helado de recompensa a mi logro.
Bien Catita!!!!

perez dijo...

¡Bien!