jueves, 26 de febrero de 2009

Friolenta

A esta altura del año, empieza la pelea por el abrigo. Irma siente frío a la noche y busca refugio en la considerable humanidad de Orlando, que tiene calor y le dice que se corra. A Irma se le juntan el fresquete y el rechazo, protesta un poquito ("Ay, Orlando, qué seco que sos") y sale de la cama a buscar una colcha. Orlando advierte: "No me tapés, Irma", ella se hace la ofendida y ni contesta, se tapa y finge dormirse. Orlando, después de un par de patadas para sacarse de encima algún milímetro de colcha que siente sobre su cuerpo, se queda frito. Irma se queda un rato despierta, imaginándose a un Orlando de fantasía que también se muere de frío y se acurruca contra ella y le dice cositas lindas. 

6 comentarios:

La Oveja dijo...

pobre irmi

Estudiante crónica dijo...

me siento identificada con la secuencia.
hay una irmi en mi futuro.

Anónimo dijo...

che este post te la baja mal

perez dijo...

Anónimo: Se te nota que sos muy jovencito. Firmado: Irma.

zaaaa dijo...

Jjaaja!
Qué ternura!

Marian dijo...

Si ese orlando de fantasía es como Laport...

...Irma es Mamá Luchetti!!!