viernes, 9 de abril de 2010

La solidaridad empieza por el negocio

Orlando toma a su negocio como una manera de ayudar al prójimo. A sus amigos, para ser más exactos. Suele emplear como cadetes a muchos hijos (o sobrinos) de sus amigos, que son quienes les pagan el sueldo a sus propios chicos. Orlando se limita a hacerles el favor de soportarlos de 10 a 20 para que no estén en casa molestando ni dando vueltas por ahí.

Que no les pague de su bolsillo no implica que Orly no les haga sentir el rigor ni se queje porque "están todo el día con el celular". En el fondo, la idea es esa: hablar mal de los chicos con sus amigos y decir que son unos vagos, que hay que repetirle todo mil veces y que caminan arrastrando los pies.

2 comentarios:

Bea dijo...

Que no les pague de su bolsillo no implica que Orly no les haga sentir el rigor..., excelente. Sigue autoritario Orlando.

Acidez Sarcástica dijo...

Orlando no es autoritario, es un educador persistente. Un pibe que camina arrastrando los pies, es un vago.