viernes, 15 de agosto de 2008

Antes era distinto

Orlando es un fiel reflejo de las distintas crisis y desventuras económicas que sufrió el país. Cuando era un joven robusto, y no este grandote malhumorado, irradiaba otra jovialidad, era más entusiasta, aunque nunca fue el centro de la escena.

Los distintos problemas que fue sorteando para sobrevivir le fueron quitando el ánimo. El alquiler del negocio, los proveedores, los empleados, los clientes, la inflación, el dólar, todo fue haciendo mella en su ánimo. Irma todo esto lo sabe, aunque nunca lo charlaron, y por eso le tiene tanta paciencia.

4 comentarios:

gaby dijo...

Y también gracias a eso, Orlando vive comparando, diciendo "antes esto no pasaba..." y expone todas sus razones con tanta seriedad y angustia que el mejor taxista envidiaría...

(?) acerté?

perez dijo...

Para desesperación de Irma, Orlando habla poco.

Gaby dijo...

ok, pero dénme el gusto de describir el casamiento de Orlando e Irma. Please!

perez dijo...

Gaby: En el post de hoy tenés una primera aproximación al casamiento de Irma y Orlando. Saludos.