miércoles, 27 de agosto de 2008

Irma y la farmacia

"¡Está abierto de par en par!", dice Irmita, maravillada ante la puerta de un Farmacity pasada la medianoche.

Irma, que no tiene un Farmacity cerca de su casa, no se termina de sorprender ante este formato de farmacia. Ella está a favor de todo lo que sea progreso, al revés de Orlando, que recela de los cambios. Irma quiere pesarse en una balanza electrónica aunque le cobren, pasearse entre las góndolas eligiendo remedios y comprar productos marca Farmacity, pero tiene que conformarse con la farmacia del barrio. Le hincha pedir laxante y que el farmacéutico le haga recomendaciones al respecto. O que le pregunte cómo anda su mamá de la presión, porque una vez, hace años, tuvo un pico de hipertensión estando en lo de Irma y lo llamaron de urgencia.

Pero lo peor es cuando quiere usar la balanza con la pesita, porque siempre le parece que funciona mal (que le agrega kilos, obvio).

6 comentarios:

La Oveja dijo...

es sorprendente la de boludeces que hay en farmacity ademas... (yo tampoco tengo una en el barrio. me siento re irma)

Cata dijo...

Varias cosas para comentar. En rimer lugar la balanza con las pesas agrega kilos, Irma tiene absoluta razón.

En segundo lugar no es que Orlando se niegue específicamente al progreso. Orlando se niega en general.

Finalmente Irma se sorprende en general, por ejemplo, yo creo que el teléfono celular le debe parecer casi milagroso. Ella todavía recuerda la época de Entel, donde conseguir un teléfono fuera de casa (o aun en ella) era imposible. Y ahora solo es meter la mano en el bolsillo y hablás...

Obvio que lo que para Irma es maravilloso (como el celu) para Orlando es "el aparato ese que no veo las letras y que los dedos me quedan grandes para marcar... Irma, mejor llamá vos"

Cata dijo...

Orlando está un poco sordo y no ve bien, es un poc torpe, y le gusta no prestar atención. Pero sabe más de la vida de todo el mundo que la propia Irma. Se refiere a la gente como "el pibe del del almacén" o "la mujer del de la carnicería, esa que va con vos al mercado". Pero hay una realidad contundente, Orlando es mucho más inteligente y resta más atención que lo que qiere hacer creer. Orlando es un estratega, que sabe cuando hacerse el boludo y como.

jose dijo...

Cata, no nos serruches el piso.

La Oveja dijo...

jajaja, cata les está dando material!!!

Cata dijo...

José, vos y tu co-equiper me vuelven loca. Uno que me dice que les serrucho el piso, la otra que me dice "comentá en el blog que por el chat después no sé como reconstruirlo", se están empzando a parecer a Irma y Orlando.

Y también pienso... Irma no dice "la nena salió abanderada" dice "Mi nena Me salió abanderada"