martes, 26 de agosto de 2008

Función privada

Hoy por hoy, Irma y Orlando irían a ver 'Un novio para mi mujer'. No sería una misión sencilla arrastrar a Orlando hasta el cine, pero los motivos que Irma tendría para convencerlo serían varios y contundentes: participan actores conocidos (mal que mal, ambos conocen a Adrián Suar y a Valeria Bertuccelli), parece divertida y la dan en un cine cerca de casa. Pero, por sobre todo, el dato de que ya la vieron 200 mil personas les hace creer que se están perdiendo algo.

Como el manual lo indica, Orlando quizás cabecea durante algunos minutos (Orlando siempre tiene sueño, siempre está cansado), pero se despierta con las risas de la gente y él también se divierte un rato. Cuando salen de la sala, Irma sueña con que estén las cámaras para preguntarles qué les pareció la cinta, como en las propagandas de la peli, pero eso nunca sucederá porque las cámaras jamás irían hasta el barrio donde viven Irma y Orlando.

1 comentarios:

Cata dijo...

Me da la impresión que Irma va siguiendo los Santos que se ponen de moda. Por ejemplo San Expedito. Pero también se afilia a otras prácticas esotéricas como por ejemplo la Numerología.